Compañía de teatro de objetos y figuras animadas

CORRERÍAS SIN PRISA

Las nuevas aventuras de Lazlo Lozla y la Banda Sin Fin.

Caminamos, y el tiempo también camina, hasta que, de pronto, vemos ante nosotros una línea de sombra advirtiéndonos que también habrá que dejar tras nosotros la región de nuestra primera juventud.
Joseph Conrad.

Caminar no es cualquier cosa. Sostenerse en dos patas, mientras uno se dirige a por el pan, o a tirar la basura, es un milagro pocas veces reconocido como tal. ¡Qué decir entonces cuando nuestros vacilantes pasos nos acercan –para luego irremediablemente alejarnos- de otro precario caminante! Misterio total. Nos declaramos incapaces de dar cualquier explicación al asunto. Sumidos en nuestros pensamientos, continuamos dándole vuelta a la manzana, haciendo un gran esfuerzo por no tropezarnos, mientras saludamos tímidamente al vecino que en este preciso momento avanza a traspiés sobre la otra acera.

¿Quién es Lazlo Lozla? ¿En que momento se formó la Banda Sin Fin? ¿De que se trata esta obra? Será un desconocido esperando infructuosamente su maleta en el aeropuerto?

¿Es acaso la tocada de algún nuevo grupo musical, o la historia de un grupo de forajidos de nombre pintoresco? Son algunas de las interrogantes que plantea esta pieza.

This slideshow requires JavaScript.

 

 

 

 

 

 

 

_____________________________________________________________________

 

SOPLA Y ANDA

La vida es un soplo

 

Instalación efímera para jugar, mezcla de dos juegos de la infancia: la pista de cochecitos (en una de sus múltiples versiones) y los boxeadores de papel que avanzan al soplarles detrás.

Conjunta el gusto de los niños por los recorridos, los caminos y el mundo miniatura, con la conciencia de cierto esfuerzo necesario para soplar, la sensación de fragilidad, la emoción de las carreras y de las exploraciones. Pequeña metáfora sobre la fragilidad y fugacidad de la vida a ras de la tierra.

La pieza fue producida por Alas y raíces- CONACULTA niños. Se ha instalado con gran éxito en espacios públicos de la Ciudad de México (2011 y 2015) y Monterrey (2012).

Sus medidas son variables, pues se ajusta al espacio en el que se instala. Los materiales que la componen son cajas de madera de estivar frutas (huacales), tiras de MDF, papel Kraft y figuras suajadas en cartulina, así como material para decorarlas.

This slideshow requires JavaScript.